LA BATALLA DE MOSCÚ

30 de septiembre

Comienza la fase preliminar del ataque a Moscú: la Operación Tifón, cuando Guderain lanzó un ataque sobre la ciudad e Orel, a 300 km de Moscú. Que provocó el pánico en la población. El contingente alemán lo forman 2 millones de hombres, 5.000 tamques y 5.000 aviones.

2 de octubre

Comienza el verdadero ataque a Moscú, en el que dos Panzergruppen rompieron el Frente de la Reserva del general Budenny. Un general ruso que estaba continuamente borracho, pero era amigo de Stalin

3 de octubre

Los tanques alemanes entran el Orel en medio de la fiesta de los militares rusos que la defendían.

5 de octubre

Le kremlin recibe las primeras noticias de lo que estaba pasando en su frente de parte de un avión de reconocimiento, y solo el envío de otros dos aviones provocó que Stalin convocara una reunión del comité de Defensa. Tas el cual se ordenó a Zhukov, que estaba en Leningrado, que regresara a Moscú.

6 de octubre

Una excepción en todo el frente ruso. El I Cuerpo de Fusileros emboscan a la 4ª Panzer de Guderain en Mtsensk

Por la noche cae la primera nevada, que se funde con los primeros rayos de sol y provoca un lodazal que ralentiza el avance alemán.

7 de octubre

El general Zhukov llega a Moscú y de allí es enviado inmediatamente al frente para que informe de la situación. Cuando llega al Cuartel General se encuentra a todos inclinados sobre unos mapas en los que se veía a todo el Frente de Reserva rodeado. Hacía dos días que no sabía nada de Budenny.

8 de octubre

El Frente de Reserva ruso, unos setecientos mil, estaba ya rodeado por los Panzergruppen en la población de Viazma, y se divirtieron aplastando a los rusos con las cadenas de los tanques, eran atacados por los Stukas, los cadáveres en descomposición se apilaban, se comían los caballos a falta de otra cosa…

12 de octubre

Son evacuados de Moscú las mujeres y los niños debido a la proximidad de los alemanes.

14 de octubre

Por el sur, el II Ejército Blindado de Guderian rodeaba la ciudad de Tula; la 1ª Panzer tomaba Kalinin, al norte de Moscú, cortando el ferrocarril a Leningrado. En el centro, la División SS Das Reich y la 10ª Panzer llegan al escenario de la batalla napoleónica de Borodino, a solo 100 km de la capital, donde se enfrentaron a un contingente reforzado por los nuevos lanzacohetes Katiusha y dos regimientos de fusileros siberianos, cuya presencia sorprendió a los alemanes y fue motivada porque los rusos interceptaron comunicaciones japonesas en las que se informaba ya de un ataque a los americanos, por lo que su frente de Siberia sufriría menos presión.

Los alemanes también habían subestimado el efecto del barro en avance y en los suministros y por la resistencia en las bolsas, que impedían liberar tropas para avanzar sobre Moscú.

La 1ª Panzer, una vez tomada Kalinin, recibe la orden desde el cuartel general de Hitler de volver al norte para embolsar al ejército ruso del norte, lo que la presión sobre Moscú flojó. Evidentemente, en el OKW no tenían ni idea de las condiciones en las que se estaba combatiendo, y esa orden fue fruto solo de la euforia de victoria.

15 de octubre

El Kremlin ordena evacuar Moscú. Metió a los funcionarios en camiones camino de Kuibyshev y pronto se corrió la voz por Moscú, lo que hizo sospechar al pueblo que los alemanes estaban cerca y el gobierno se rendía. Los industriales y comerciantes hicieron lo mismo, lo que provocó una ola de saqueos, con la sola escusa de que era mejor que se los llevasen ellos que los alemanes.

La bolsa de Viazma es liberada por los rusos, donde han perdido 670.000 hombres.

16 de octubre

Stalin abandona el Kremlin y al ver lo que sucedía en las calles decretó el estado de sitio, ordenó a los fusileros del NKVD restaurar el orden, que lo hicieron con brutalidad, y decidió quedarse en Moscú y darlo a conocer por radio, lo que provocó un giro de 180 grados: el pánico dio paso a una firme determinación de defender Moscú.

21 de octubre

Segundo ataque alemán sobre Muscú

El general Zhukov toma posesión del mando de los Ejércitos de Centro, encargados de la defensa de la capital.

26 de octubre

Brusca bajada de las temperaturas en la URSS

4 de noviembre

Tercer ataque alemán sobre Moscú, también repelido por Zhukov.

6 de noviembre, víspera del día de la Revolución.

Stalin pronuncia un discurso que termina con la frase: “…los alemanes quieren un guerra de exterminio. ¡Pues bien, la tendrán!”.

7 de noviembre

Desfile de la Fuerzas Armadas con una puesta en escena filmada por los noticiarios de medio mundo.

10 de noviembre

Los refuerzos procedentes de Siberia comienzan a llegar en cantidades importantes al frente de Moscú.

15 de noviembre

Tras varios días de fuertes heladas, los alemanes reinician el avance en el frente de Volokolamsk, donde el XVI Ejército se vió obligado a retirarse sin dejar de combatir.

16 de noviembre

Gran ofensiva alemana sobre Moscú con más de 50 divisiones.

17 de noviembre

Stalin da la orden de tierra quemada para que los alemanes no tuvieran dón de refugiarse de las heladas.

23 de noviembre:

los alemanes ocupan Klin, al noroeste de Moscú.

A finales de noviembre

Los alemanes se encuentran a 40 km de la ciudad por el noroeste y a 14 por el oeste, peor ya aparecían los primeros casos de congelación y las líneas de defensa de Moscú no paraban de reforzarse.

En el sur del país los alemanes habían ocupado la región minera de Odessa, el puerto de Sebastopol en Crimea y, el 21 de noviembre, el I Ejército Panzer toma Rostov, la entrada al Caúcaso. Pero la infantería quedó muy atrás y desguarnecida de panzer, lo que aprovechó el mariscal Tomoshenko para contratacar a través de helado rio Don. Rundstedt, se dio cuenta de la imposibilidad de avanzar en invierno con todas sus fuerzas hacia el Caúcaso y ordenó el repliegue al rio Mius. Retirada, la primera alemana, provocó la ira de Hitler y la destitución del general el 3 de diciembre.

Leningrado se salvó de a la aniquilación porque los alemanes se centraron en el ataque a la capital y porque no se dieron cuenta que Stalin no tenía ninguna simpatía por una ciudad de intelectuales que miraba mucho hacia occidente, y al dejó a su suerte. Era una isla, pues solo se comunicaba con el resto del país por el lago Ladoga o por aire. Y el hambre consumía a sus habitantes, de los que se contaban historias terribles de supervivencia y canibalismo, a la espera de que se helara el Ladoga y se abriera una línea de suministros.

A primeros de dicembre

Los generales alemanes se dan cuenta que es imposible la toma de Moscú en medio del frio del que fuera peor invierno en años y para el que no están preparados

1 de diciembre

La artillería alemana tiene a tiro Moscú por es oeste y deciden mandar a la infantería, que rompe las defensas y alcanza la carretera Minsk-Moscú. Zhukov reaccionó rápidamente y envió hacia allí a los fusileros siberianos

4 de diciembre

El Ejército Rojo recupera las posiciones de defensa de la capital. Este ya no era lo que vimos en primavera, en sus generales había más profesionalidad y se tomaban decisiones. Se estaban terminando de formar 11 Ejércitos, bien equipados para el invierno, en la retaguardia, con tanques t-34 de oruga ancha, mejor para la nieve que la oruga de los panzer. Y lo que fue clave: la reunión de aviones en torno a Muscú con lubricante para invierno, mientras la Luftwaffe estaba congelada en tierra.

Zhokov presenta un plan para hacer retroceder a los alemanes de las dos avanzadillas más cercanas a Moscú.

5 de diciembre

A la tres de la mañana se lanza el ataque a las avanzadillas alemanas a través del Volga helado. Estaba escaso de tanques y artillería, pero los nuevos ejércitos igualaban el número de hombres al de los alemanes. Aquel mismo día, la avanzadilla central alemana tuvo que retirarse 80 km, dejando un amplio hueco entre ellos y su flanco izquierdo más cercano.

La sorpresa jugó también su papel, pues los generales alemanes habían desoído los informes de los aviones de reconocimiento de movimientos de tropas desde el este y finalmente los alemanes se tienen que retirar a 250 km de Moscú, ciudad que se libra definitivamente y una vez más de la invasión.

7 de diciembre

El ataque marchaba viento en popa, pero muy despacio porque se detenían en reducir todo foco de resistencia alemana, por lo que Zhukov dio la orden de dejar los focos de resistencia y penetrar a fondo en la retaguardia alemana, que daba la orden repliegue en medio de un espesor de nieve en la que aparecía de repente los soldaos soviéticos en esquíes percatándose del escaso equipamiento alemán.

8 de diciembre

Zhukov ordena el bombardeo de las columnas alemanas en retirada y el lanzamiento de paracaidistas más allá de las líneas alemanas, que no tuvieron piedad de la infantería alemana, congelada e infectada de piojos.

12 de diciembre:

Los rusos despejan la región de Moscú.